jueves, 26 de enero de 2017

A propósito de la muerte de dos policías en el barrio San Luis

Es muy triste la noticia de la muerte de dos oficiales de la Policía Nacional, caídos en el cumplimiento de su deber, en un tiroteo en el barrio San Luis Sur, de Managua. Qué pesar por sus familias. Elevo mi oración a las familias de los oficiales caídos, Julio Narváez y Howard Urbina. No conozco los detalles de los hechos, pero en medio de esa tragedia, me surgen varias reflexiones: 

-Primero, la necesidad de reconocer el valiente trabajo de la Policía a pesar de que en ocasiones esa imagen es empañada por la torpeza de los políticos de turno que han querido hacer de la policía, un instrumento del partido de Gobierno. 

-Segundo, la urgencia de reformar el presupuesto policial ya que es ofensivo que se gaste tanto dinero en escoltas al presidente y a los ministros, mientras se invierte una suma minúscula en la seguridad en los barrios, donde más se necesita. El gobierno dedica el 10% de los agentes policiales al cuido de ministros y sus familias, es decir, 5 veces más que lo que se invierte—por ejemplo—en seguridad vial. 

-Tercero; me cuestiono la validez del lema ese de que "Nicaragua es el país más seguro Centroamérica" (?!). Es importante revisar esa afirmación y reflexionar sobre ella. 

-Cuarto, creo que es necesario preparar mejor a la policía, con equipos que protejan a los oficiales (chalecos anti-balas, mejores unidades móviles, etc.), en vez de gastar de nuestros impuestos, una enorme fortuna en escoltas policiales. He visto policías en unidades en mal estado, prestando servicio con mala alimentación, sin entrenamiento físico adecuado y con equipo obsoleto; mientras la sección de Seguridad Personal (escoltas) anda en "camionetonas" de 90 mil dólares o más. El colmo es que ya es común ver a policías en uniforme cargando las bolsas del supermercado de la gente que andan "protegiendo". 

¡Ofensivo!

---
Qué en paz descansen los oficiales caídos, Julio Narváez y Howard Urbina.



Foto propiedad de La Prensa/G. Flores, 2016

No hay comentarios: