miércoles, 3 de octubre de 2018

Impunidad nunca más

A quienes hoy siguen apoyando activamente el actuar criminal de los órganos represivos del orteguismo, habrá que recordarles que los crímenes de lesa humanidad no prescriben NUNCA. ¡Jamás! La complicidad también es penada severamente por el derecho internacional.

El derecho internacional de los derechos humanos, no acepta como válidas ni las amnistías ni los perdones políticos a crímenes de lesa humanidad. Ningún pacto político podría proteger a quienes hayan cometido ese tipo de crímenes.

Precisamente por la NO-prescripción de los delitos de lesa humanidad es que se hace esencial contar con la documentación de todos esos crímenes por parte de instancias como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Esa documentación será vital para perseguir a los criminales hasta el último rincón del planeta tierra.

Así que quienes hoy son actores o cómplices de la represión del orteguismo, más vale que reflexionen. Les podrá pasar como a los miembros del partido Nazi en la II Guerra Mundial que se creían invencibles. Luego buscaron guaridas en varios países del mundo para más bien ser alcanzados por el largo brazo de la justicia internacional. De nada les sirvió decir “Yo sólo recibía órdenes”.

Muchos aún están a tiempo para ponerse del lado correcto de la historia.

--
Nota: La presetación completa la audiencia de la sociedad civil de Nicaragau en la 169 sesión de la  CIDH (Situación de defensores de derechos humanos:  denuncia de detenciones arbitrarias y falta de acceso a la justicia  en Nicaragua) en Boulder, Univesidad de Colorad, el 2 de Octubre de 2018 puede verse en Youtube aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Odq2Ec76gAo o leerse en el siguiente enlace:
https://www.ieepp.org/articulos/13762-Situacion-de-defensores-de-derechos-humanos-denunc/https://www.youtube.com/watch?v=Odq2Ec76gAo

martes, 4 de septiembre de 2018

Consejo de Seguridad de la ONU analizará situación de Nicaragua.

El día de hoy se llevará a cabo la primera reunión del mes de Septiembre del Consejo de Seguridad de la ONU, que es la máxima instancia de esa entidad global. En esta primera sesión en la sede en New York, se hablará por primera vez sobre la situación de Nicaragua. Esta es la primera vez que el Consejo de Seguridad analizará la situación de Nicaragua.

Se espera que el día de mañana—Miércoles 5 de septiembre—el Embajador Gonzalo Koncke, que es el jefe de gabinete de la Secretaría General de la OEA, y yo en mi carácter de activista de derechos humanos nicaragüense, podamos dar por separado nuestras respectivas impresiones sobre la situación de Nicaragua en la plenaria del Consejo. El Consejo lo componen 15 países. Sabemos que hay oposición de parte de China, Rusia y Bolivia, pero confiamos en que la mayoría de los votos permitirán que yo pueda hacer una exposición mañana.

Al ser esta la primera sesión en el Consejo de Seguridad, no se espera que haya ninguna acción inmediata concreta que emane de la ONU, al menos en esta semana. Sin embargo, esperamos que la sesión ponga en el radar del Consejo la difícil situación de derechos humanos y civiles que se vive en Nicaragua bajo el régimen de Ortega y de esa forma, surjan acciones internacionales fuertes, que nos ayuden a seguir poniendo presión en la búsqueda de una salida pacífica a la actual situación.

viernes, 24 de agosto de 2018

"El camino del sabio no es el camino de los astutos."

"El camino del sabio no es el camino de los astutos."

(San Marcos, Carazo, febrero de 1996)

La simplicidad y la rectitud como una forma voluntaria de vida, es un camino interesante (y a la vez complejo), a la paz interior. En cada paso, los ruidos del mundo con su estridencia consumista se esmeran por distraernos. Tampoco faltan los curiosos espectadores. Unos esperan que nos tropecemos y caigamos en los hábitos y los rituales del materialismo y el comportamiento tradicional de exaltar a los ídolos de barro en sus distintas formas: el dios-mercado, el dios-poder, el dios-placer, el dios-estatus. Pero hay otros que observan con inocencia la aventura de los atrevidos que se han lanzado al camino sin mapas, sin seguros, y sin garantías. Aquellos que andan sin más brújula que el amor.

Es cierto que nadie debería iniciar una jornada en función de ninguna audiencia externa más que la voz de la propia conciencia. Sin embargo, sería irresponsable creer que nuestras acciones no tienen ningún impacto en el entorno. Si más líderes alcanzan el bienestar y la felicidad sin jamás necesitar de zancadillas y astucias de doble moral, las nuevas generaciones nos sentiremos más libres y con menos miedo de tomar esa misma ruta, que es el camino de los sabios. Pero cuando los que caminan por la vida con más fortuna son los astutos, aquellos que tienen más mañas que talento, los que relativizan el bien y el mal, aquellos que argumentan que el fin justifica los medios, aquellos que descalifican como romanticismo las luchas por la justicia, entonces se le habrá enseñando a toda una generación que ni la simplicidad ni la rectitud son caminos que valen la pena recorrer.

En gran medida, toda familia y toda nación es el reflejo del camino que las generaciones anteriores han decidido recorrer, marcando rutas que otros deciden seguir. El camino de los sabios es, ciertamente, el más angosto y, en Nicaragua, el menos transitado.

(San Marcos, Carazo, Febrero de 1996. Fragmento de un ensayo que escribí para el Club de Literatura de la Universidad de Mobile).

jueves, 26 de julio de 2018

A cien días: ¿Qué hacer? (algunas ideas muy, muy rápidas y generales)

En esta nueva etapa de la lucha cívica, es vital no perder la esperanza y a la vez no tomar riesgos innecesarios para la vida humana. ¡Es fundamental que quienes asumen activismo cívico con extraordinaria valentía, lo hagan usando formas creativas que minimicen su riesgo físico. No tengamos miedo, ni abandonemos la protesta, pero nuestra Nicaragua no necesita más héroes y mártires ni más hogares sin sus hijas e hijos. Hay que tener coraje pero a la vez prudencia. Por ejemplo, hay que reducir al máximo el riesgo de más encarcelamientos y ejecuciones de la ciudadanía por parte de sicarios del FSLN.

Al régimen se le ha caído su máscara genocida ante el mundo pero la acción internacional en ninguna parte del mundo ni de la historia ha sido rápida ni redentora. Eso quiere decir que se deben redoblar los esfuerzos internacionales para lograr la mayor presión posible para que el régimen acepte un proceso pacífico de transición hacia la democracia lo más pronto posible; pero esa presión internacional (que en sí misma es compleja) no sustituye la esencia de la lucha: ¡la protesta cívica! Estamos enteros en ese proceso de presión internacional contra la dictadura.

Una parte de igual importancia en este proceso de lucha por la libertad es NO OLVIDAR A NUESTROS PRESOS POLÍTICOS. La presión por la liberación de todos los detenidos es una pieza central de esta lucha. Ninguno de ellos/ellas se debe olvidar.

Es esencial no caer en la violencia, que es el territorio donde el orteguismo quiere llevar a muchos, porque es donde ellos (con sus sicarios y paramilitares), tiene superioridad. La resistencia no-violenta tiene la capacidad de seguir debilitando al régimen.  Aún no hemos hecho de todos los recursos de no-violencia que se podrían haber impulsado; siendo el PARO NACIONAL prolongado sólo uno de los ejemplos.

Finalmente, se deberá resolver nuestro ancestral divisionismo criollo que históricamente nos ha hecho difícil la creación de frentes únicos de lucha frente a los dictadores de turno. Es estratégico lograr la unidad en la diversidad frente al único y más grande enemigo de la paz y de la libertad: el ortegusimo. Toda acción que abone a esa unidad será un paso más hacia la Nicaragua libre que anhelamos, y que vamos a lograr.

¿Quién dijo que el camino hacia la libertad es ancho o corto?

¡Fuerza! ¡Fe!

sábado, 21 de julio de 2018

No es malo llorar; pero sí es prohibido olvidar y perder la esperanza.

No debemos tener vergüenza de tener días difíciles. Aquellos en los cuales incluso hay lágrimas y el día es opaco sin posibilidades de ver el horizonte. Sólo  a quien no le duele la Patria, es capaz de tener días normales sin dolor o sin tristeza. La angustia es una emoción natural de aquellos a quienes le mortifica la injusticia y sienten como propias las injusticias a los demás. También hay días de alegría, como cuando supimos que los meses de trabajo de hormiga de tanta gente con cada una de las delegaciones de la OEA dio sus primeros frutos. La OEA, de la cual el FSLN se ufanaba de tener en sus manos, ahora está claramente del lado del pueblo autoconvocado que pide elecciones adelantadas. Esa es una victoria diplomática que es un primer gran paso.

En toda lucha cívica hay lágrimas y sonrisas. Sólo así podemos mantener viva nuestra humanidad y no perder la capacidad de indignarnos. Sólo así podemos ser fuertes ante la maldad.

Ayer, por ejemplo, en una reunión de personas en el exilio me tocó escuchar por varias horas, de viva voz el testimonio de nicaragüenses que han sido torturadas vilmente; de hermanas y hermanos nicaragüenses que han perdido hijos y padres a manos del FSLN. Yo tendría que ser de hierro para no regresar a la cama que me espera, ya casi de madrugada en el cuartito de la familia que nos aloja temporalmente, y no llorar en silencio tratando de no despertar a mis dos amores (mi esposa Berta y Alejandra). En mi caso, doblar rodillas en esa soledad de la madrugada es como una fuente de energía que me hace levantarme de nuevo con la frente en alto y seguir el camino que muchos iniciamos. Aquel camino en el que soy, como he admitido, un “autoconvocado más”, sin partido político, sin siquiera un mandato oficial de ningún gobierno o alianza para hacer todo lo que esté a mi alcance para ayudar. Es el camino en el cual fui sorprendido por la historia y que hoy asumo como una bendición, como el privilegio más grande que cualquier otra labor de servicio antes realizada.

Escribo estas reflexiones ante una pregunta de algunos usuarios de redes sociales: ¿A quién representas? Me decía. ¿Quién te ha dado la autoridad de hablar por nosotros? ¿Acaso sos parte de la Alianza o de la Mesa del Diálogo? La respuesta es sencilla: No es justo quedarse de brazos cruzados como espectador ante el sufrimiento del pueblo. No tengo el gusto de ser parte de la Alianza y cuando fui propuesto por más de un obispo para ser parte del diálogo, el gobierno respondió con un rotundo “No!”. Eso no me ha impedido, a disgusto de algunos, asumir algunas tareas de servicio o acciones de protesta, de desobediencia o de ayuda humanitaria sin que nadie me lo haya “delegado”. Ese es, precisamente, la naturaleza bella de toda la energía autoconvocada, espontánea, que hoy puesto a temblar al régimen.

Es natural que siempre habrán voces que critiquen, que insulten, que expresen incredulidad ante la ruta escogida o incluso que se burlen de nuestras intenciones. Pero por cada voz de insultos o de dudas recibidos también hay un torrente de palabras de esperanza en una Nueva Nicaragua que se construye sobre una nueva Piedra Angular de Amor. Me tomó mucho esfuerzo escribir estas palabras porque a veces caigo en la provocación de mostrar fortaleza permanente, cuando más bien tengo el corazón en pedazos. La verdad es que no tengo ni toda la autoridad ni mucho menos todas las respuestas sobre el camino exacto que nos sacará de esta tiranía asesina que ha matado a nuestros jóvenes, campesinos y hasta al pueblo autoconvocado que pide libertad.  Sí tengo la total y absoluta convicción que este régimen tiránico tiene los días contados. No tengo una pizca de dudas en mi corazón de que Nicaragua será libre.

Es así que anoche me acosté casi al salir el sol, preguntándome muchas de las preguntas que ustedes me han hecho llegar. Y humildemente admito que no tengo todas las respuestas. Creo que sólo Dios las tiene, y mostrándonos humildes y sencillos de corazón, con el espíritu abierto, es que podremos encontrar la guía idónea hacia la Nicaragua en libertad, que todas y todos soñamos. Amaneció y me sumé a la caravana organizada por los nicas auto convocados de Miami y la tristeza de la noche anterior, que era como espinas en medio del desierto, se convirtió en un jardín de ilusión. Vi a la diáspora de nicaragüenses que salieron hacen décadas o hace meses, expresar un amor inmenso a Nicaragua como si nunca si hubieran ido. Vi a abuelas, a madres, a jóvenes preguntándome cómo ayudar a nuestros presos, a los heridos, a los perseguidos. Vi a un pueblo en oración. Vi a una procesión de exiliados que se ganan con gran esfuerzos la vida, deseosos de compartir el pan con los que no tienen pan.

A pocas horas de volver a dormir, me acuesto con una sonrisa y—confieso—también con algunas lágrimas porque pienso en mi hermano Medardo Mairena y en tantos presos políticos encarcelados por su lucha por la libertad. Pero a pesar de ello, siento que cada día que pasa es un día que se acerca al fin de esta dictadura. Cuando ese día llegué la nación empezará a sanar de sus heridas para poder ser, al fin, la familia y la nación que merecen nuestras hijas y nuestros hijos.

Ya pronto estaré de regreso en Nicaragua; para sumarme al ejército de “minúsculos” que soñamos con hacer a Nicaragua, grande y libre. No lo olviden: no es malo llorar; pero sí es prohibido olvidar y perder la esperanza. Es prohibido echar pie atrás.

Bendiciones


lunes, 18 de junio de 2018

Urge empezar a preparar casos de demanda internacional por crímenes de lesa humanidad

Los más recientes crímenes de lesa humanidad cometidos por la policía y grupos para-policiales, son de un extremo tal que justifica la implementación de enérgicas medidas de la comunidad internacional. En el marco del Derecho Internacional, no es necesario que el Estado de Nicaragua sea firmante del acuerdo de Roma, para que se inicie un proceso que amenace con llevar a los causantes de estos crímenes—como fue el incendio que acabó con la vida de una familia y de menores de edad en Managua—a un tribunal internacional. Para ese proceso, el órgano adecuado es la ONU y es en ese organismo (a la par de lo que ya se está haciendo con la CIDH) que se deben concentrar los futuros esfuerzos. Para ello, instamos a las personas que están en la Mesa de Diálogo que solicite a la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos (OACDH) una misión de investigación con una función similar a la CIDH, pero con el mandato de poder llevar a los culpables de estos crímenes, a un tribunal internacional. Dado de que en Nicaragua NO EXISTE UN SISTEMA JUDICIAL INDEPENDIENTE, no podemos esperar que de los tribunales nicaragüenses sala justicia. Tendrá que ser un órgano de la ONU la que investigue todos los crímenes perpetrados desde el 18 de Abril de 2018, con énfasis en los casos de crímenes de lesa humanidad. ¿Qué hacer? Debemos organizaros para implementar un proceso más ordenado de documentación de pruebas de las atrocidades cometidas, las cuales después deben ser ordenadas. Eso se puede hacer a través de organizaciones como CPDH, CENIDH y ANPDH. Es importante pasar una fase de documentación minuciosa (fotos, videos, etc.) dado de que a diario se comenten delitos que violentan el Derecho Internacional Humanitario y alguien deberá responder, tarde o temprano. Ejemplo de ello son los ataques a las filiales de la Cruz Roja, a médicos, a personal de enfermería y a personal de grupos religiosos. Los ataques a la Cruz Roja o el uso de vehículos de la Cruz Roja para comentar delitos pueden ser denunciados directamente en la página web dl Comité Internacional de la Cruz Roja. Finalmente es esencial proteger a los testigos de estos delitos y que de primera fuente pueden testificar en un eventual tribunal internacional. Por razones obvias no esperen a que por este medio demos más detalles de los próximos pasos; solo me despido instando a que se documento con video, de la mejor forma posible, todo lo que está pasando en Nicaragua. A la hora de tomar video es muy importante indicar la hora, lugar, fecha y circunstancia en que se toman los videos.


jueves, 14 de junio de 2018

El Panorama para Nicaragua es oscuro (entrevista que di a La Prensa en el año 2009)

“El FSLN juega con fuego” (fragmento de una entrevista a Martha Solano de La Prensa, del 22 de Noviembre del año 2009. Entrevista que brindé hace 9 años)

Tal como lo ha demostrado, el orteguismo sólo sabe solucionar sus problemas a punta de piedra y garrote y lanzando a las calles a sus simpatizantes, dispuestos a todo con tal de acallar las voces que divergen. El discurso manipulador de Ortega encandila los ánimos de quienes se sienten menos... Pero lejos de la lucha de clases, la única forma de lograr un avance en el país es a través de una transformación social profunda.

Los nicaragüenses estamos acostumbrados a la confrontación como mecanismo de salida a los problemas. Eso viene desde los hogares, desde el lenguaje que usamos y la forma en que nos comportamos. La única salida de eso es combatir la “era de la intolerancia” con su contrario, la tolerancia. Pero ese cambio no podría ser tan fácil por el dominio de las instituciones públicas en manos del FSLN que tiene en su un origen una forma bélica y confrontativa...

Nicaragua corre el riesgo de sufrir un golpe desde el Estado...” Por eso creo que el panorama es oscuro porque Ortega desde su primer día de gobierno renunció a asumir una condición de jefe de Estado y se ha comportado claramente como un caudillo. El panorama es oscuro porque Ortega ha tenido miopía al no reconocer la oportunidad histórica que los nicaragüenses pusieron en sus manos y más bien lo que ha hecho es reconfirmar exponencialmente los temores que siempre tuvimos de que volviera al poder. Ese panorama es oscuro y podría cambiar hasta que asumamos una responsabilidad cívica de transformación de la sociedad.

La violencia política en Nicaragua es un mecanismo que sigue en la forma de hacer política porque desde los hogares, los barrios, los centros de trabajo y el lenguaje, las actitudes violentas parecen seguir siendo un mecanismo predominante de las relaciones humanas en Nicaragua.

El Frente tiene un propósito muy peligroso que es arraigar en los seguidores del sandinismo una total descalificación del otro ciudadano. Es decir, si usted no está con el sandinismo es un enemigo de Nicaragua y dicen “yo, como defensor de la patria, voy a llegar hasta las últimas consecuencias”.

¿Qué ve para el Sandinismo?

En el largo plazo habrá una serie de contradicciones... El segmento de independientes se va a ir cada vez más radicalizando contra el Gobierno...
La intolerancia va de la mano con la violencia y los más afectados son los más pobres.

¿Y cuánto cree que podrían aguantar esos sectores?
Esos sectores van a aguantar esa intolerancia hasta que no les empiece a estallar en sus comunidades.

Entrevista completa: https://www.laprensa.com.ni/2009/11/22/politica/8467-el-frente-esta-jugando-con-fuego