martes, 20 de junio de 2017

Breves apuntes sobre el Afro-mestizaje en el Pacífico de Nicaragua

¿Es Nicaragua afro-mestiza o esa afirmación sólo es aplicable al Caribe de Nicaragua?

A propósito de esa pregunta, ayer me encontré un interesante debate en Facebook iniciado por los siempre provocadores y brillantes señores Adolfo Acevedo Vogl y Cornelius Hopmann. El debate era en torno a qué tan presente, desde el punto de vista étnico y de mestizaje, es la herencia africana en el Pacífico de Nicaragua. Como aporte al debate hice un rápido resumen de mis apuntes sobre el tema, de mis años como estudiante-asistente del Dr. Germán Romero Vargas, quien creo es que la persona que más acuciosamente ha estudiado el tema. A continuación hago en resumen de las opiniones que antes compartí en esa red social.

El afro-mestizaje en el Pacífico de Nicaragua es un tema sobre del que poco se conoce. Al respecto, es interesante releer al maestro Germán Romero Vargas, con quien tuve la oportunidad de colaborar por algunos años como un estudiante-asistente.

En ese sentido, les reseño algunos hallazgos relevantes, que son muy difíciles de refutar al venir de fuentes primarias, como son los archivos coloniales: En el siglo 18 y 19 la mayoría de la población de Rivas era étnicamente "mulata" según los archivos oficiales de la época: de los 829 bautizos que hubo en Rivas entre 1811 y 1821, 25 fueron de españoles, uno de mestizo, 294 fueron de indios y 494 de “mulatos”.

Esa tendencia era similar en otras ciudades y pueblos del Pacífico de Nicaragua. Por ejemplo, en Acoyapa, según los archivos bautismales entre 1785 y 1791, la etnia de los niños y niñas bautizados de resume así: “41 indios, 34 mestizos, 91 españoles, y 107 negros”.

Según los censos archivos coloniales, estudiados minuciosamente por Germán Romero Vargas, para 1752, el 60% de la población de Granada era negra en sus distintas acepciones según los códigos de clasificación étnica de la época (mulatos, zambos, etc..)

Las pruebas de un afro-mestizaje significativo en ciudades del Pacífico, son muchas. 
En Santa Ana, Chinandega, los denominados “mulatos” constituían el 20% de la población; en Chichigalpa, el 36%; en Nuestra Señora el Viejo, el 25%; y en el Realejo constituían el 80% de la población. Y la lista sigue. Romero Vargas también rescata varios ejemplos de familias notables del pacífico y de gran influencia política, que tienen alguna ascendencia africana.

Cuando la introducción de personas de origen africano cesó en Nicaragua, la población negra se fue mezclando aceleradamente con la población indígena, que había mermado en algunas zonas del país hasta en un 85% (y más) por una serie de factores incluyendo la exportación de indígenas como esclavos, a Perú y Panamá.

Por razones ampliamente conocidas y ya estudiadas, la historia oficial de Nicaragua ha hecho creer que el mestizaje en el Pacífico ha sido únicamente entre pueblos originarios (indígenas) y españoles. Nada más lejos de la verdad. Este es un tema que también ha sido estudiado por varios autores y académicos de forma abundante y de los cuales resumo algunos: 
  •  “Africanos y Afromestizos en la historia colonia de Centroamérica” (De varios autores incluyendo a Romero Vargas, Ph.D. De las págs. 55 en adelante hay información fascinante). Además, de lectura obligatoria “Las estructuras sociales de Nicaragua en el Siglo 18” de Romero Vargas.
  • Sugiero leer la tesis doctoral (Ph.D. en historia para University of California at Berkeley) del Dr. Sergio Zeledón “Fighting intervention in Nicaragua in the age of British -American conflict 1820—1920”. La introducción confirma la tesis de que Nicaragua es Afro-mestiza, con una base abundante de datos primarios.
  • El “Barraco Descalzo” de Erick Blandon (PhD en literatura, Universidad de Pittsburgh), es también de lectura obligatoria aunque no sea el afro-mestizaje el tema central. Sin embargo, Erick desmonta con brillantez y acuciosidad la forma en que se construyó desde las élites tradicionales, la narrativa dominante del mestizaje que hoy tomamos como referencia cultural en Nicaragua.
  • Esta pequeña lista, que no es del todo completa, debe incluir el trabajo de gran calibre de Justin Wolfe, The Everyday Nation-State, Community & Ethnicity in Nineteenth-Century Nicaragua.
  • También hay que leer un pequeño trabajo muy interesante de Melanie Y. White de la University of Pennsylvania.
  • Sin ser o pretender ser un trabajo académico-investigativo, está la muy valiosa obra el “Tambor olvidado: Mulatez y mulatidad” de Sergio Ramírez. Muy buena. 
  • Finalmente les comparto el enlace a uno de los capítulos del Libro de la Defensa Nacional de Nicaragua (2005), denominado “El Estado, El Territorio y la Identidad Nacional de Nicaragua” escrito por Francisco Barbosa y este servidor, con aportes del Dr. Romero Vargas y otros especialistas. El capítulo puede leerse aquí: http://bit.ly/2syR5cR


 Espero que los apuntes y trabajos sugeridos, nos impulsen a lograr un reconocimiento colectivo más amplio del afro-mestizaje en el Pacífico de Nicaragua. Esa riqueza cultural, genética y étnica, hasta ahora poco divulgada, debe abrazarse y celebrarse.

domingo, 7 de mayo de 2017

Papá, te quisiera contar que...

Con frecuencia escucho a algunos amigos/as, quejarse sobre sus padres. Cada quien tendrá sus razones para renegar o alegrarse por el progenitor que le tocó en la vida. No es extraño que existan papás con relaciones complicadas con sus hijos/as. Con los años he entendido que la formación de una masculinidad sana y de una paternidad responsable—o la importancia del diálogo intergeneracional—son temas del que pocas veces hablamos. Pero ese es un asunto para conversar en otro momento. Quisiera más bien referirme a las personas que tienen la bendición de tener a sus papás físicamente con ellos:

Puede ser que tu papá este cerca o viva en la distancia. O que, a pesar de vivir cerca de vos, la comunicación entre ustedes dos no sea la mejor. Lo cierto es que la vida te ha dado la oportunidad de poder mirarle a los ojos para conversar o para hacerle las preguntas que siempre le has querido hacer y tenés guardadas todavía. O simplemente, para darle un abrazo o tomarte un café o una cerveza con él. ¡Aprovechá que está ahí y llámalo pronto! Cuánto quisiera yo tener esa oportunidad que vos tenés. Tendría tantas cosas qué contarle, pero se me fue hace ya 32 años.

Papá, te quisiera contar que...

Quisiera contarte que pude aprender a jugar ajedrez de forma autodidacta y que llegué a amar ese juego tanto como vos. Las fichas quedaron arregladas en el tablero esperando que me explicaras los movimientos. Pero esa lección de ajedrez tuvo que esperar como muchas otras cosas que quise aprender de vos.

También te contaría que leí muchas veces “Las Venas Abiertas de América Latina”, el único libro que me quedó de tu pequeña biblioteca. Ahora entiendo mejor tu fervor revolucionario. Sin estar necesariamente de acuerdo en muchas cosas, tengo la sensación que compartimos las mismas utopías y que tendríamos unos debates intensos e interesantes. 

Te quisiera contar que, al igual que vos, recorrí por años las mismas montañas del norte de Nicaragua, donde trabajaste con tanta entrega ayudando a las cooperativas de las zonas de guerra. La gente aún te recuerda con gratitud. Conocí algunas ligas campesinas de beisbol que organizaste y hasta una de las escuelas que ayudaste a construir en medio de la selva.

¡Y te contaría que repudio a los dictadores con tu misma convicción!

Te quisiera hablar de tu nieta Alejandra. Papá, notarías en mi entusiasmo lo feliz que me hace tu nieta y te llevarías tan bien con tu nuera. Sin duda estarías orgulloso de la amiga y cómplice que Dios me ha dado por esposa.

Sabrías que tu sonrisa sigue viva en la sonrisa de tus otras nietas y nietos.

Nos reiríamos mucho de las anécdotas que he recopilado de tus años de juventud en Matagalpa, en Diriamba y en Santiago de Chile. De seguro me aclararías que algunas de esas anécdotas de tus escapadas adolescentes son exageraciones de tus amigos, y me contarías otras historias que aún no conozco.

Te contaría lo mucho que te he llegado a admirar a través de mi madre, que te ha seguido amando fielmente como el día en que se conocieron. Y quizás, si te animás, te pediría que me dejaras leer tus poemas.

Si acaso tuviera algún reclamo, eso lo dejaría para después. Al fin al cabo, ¿qué te podría reclamar yo, desde mi humanidad imperfecta a mis 40 años de edad, cuando ya he vivido ocho más años que vos? Para las preguntas complejas habría otro momento. Es más importante jugar la partida de ajedrez que jamás pudimos iniciar.  

jueves, 27 de abril de 2017

Recomendaciones al FMI

(Entrevista en La Prensa, 27 de Abril de 2017)

Reducción en la cooperación venezolana, reforma fiscal, precios de transferencia, crisis financiera del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y transparencia fiscal y reformas para sostener e incrementar el crecimiento fueron los planteamientos que presentó el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp) a miembros de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que realiza la revisión anual del Artículo IV.

Félix Maradiaga, director del Ieepp, señala que estos fueron los temas abordados durante el encuentro con la misión. Y en cuanto a la situación del Seguro Social considera que “no parece existir una voluntad política tanto del sector público como del privado para detener los niveles de corrupción en el INSS. Esta institución se administra con serios déficits de transparencia en sus inversiones y operaciones”.

Además advierte que de no ejecutarse acciones claras ante el déficit del INSS se generaría un sistema de desprotección a los jóvenes que actualmente cotizan. La segunda implicación a corto plazo sería que ante la falta de credibilidad en el sistema se perdería el interés por ingresar al Seguro, detalló Maradiaga.

“El Gobierno debe implementar un sistema de pensiones no contributivas para las personas que no cumplieron la totalidad de las semanas reglamentarias de cotización. Ya que se asumió ese compromiso político, este no debe continuar financiándose con recursos del INSS, ya que impacta severamente sobre su balance financiero”, dice Maradiaga, quien considera que ese compromiso debió asumirse vía presupuesto.

Adelmo Sandino, economista e investigador de Ieepp, propone que para ir reduciendo la crisis del INSS se incluya a trabajadores informales que tienen la capacidad de cotizar, además de hacer una serie de reformas en la eficiencia administrativa y operativa de esa institución.

Otra de las preocupaciones de la misión del FMI corresponde a los efectos de la posible aprobación de la iniciativa de Ley Nica Act, pues afectaría el financiamiento al país y podría trascender a las expectativas de inversión.

Además: Sugieren diálogo para evitar Nica Act

Maradiaga planteó que hay cosas que se pueden hacer de “inmediato, como mejorar la transparencia, que el Gobierno tome una lucha frontal y clara contra la corrupción, que es un tema invisibilizado en la agenda pública del país, (eso) podría minimizar las probabilidades de aprobación de la Nica Act”.

Leer más: http://www.laprensa.com.ni/2017/04/27/economia/2220609-sector-privado-centavo-mas-salvar-al-inss

sábado, 25 de febrero de 2017

El 25 de febrero y la memoria perdida

En la noche del 25 de febrero de 1990, se dio uno de los episodios más determinantes de la historia de Nicaragua. Como resultado de las primeras elecciones libres en la historia de este sufrido país, salió electa como presidenta de Nicaragua Doña Violeta Barrios de Chamorro con el 54.74 % de los votos. Daniel Ortega perdió con el 40.82%. Fue así que iniciamos un lento y atropellado proceso de triple transición hacia la paz, hacia la democracia y hacia el libre mercado. Además, de heredar un país de post-guerra con más de 35 mil muertos causados por una guerra civil, Doña Violeta recibió una economía que había regresado a sus niveles más bajos desde 1950. Había 60% de desempleo urbano y 80% de desempleo rural. ¡38 mil por ciento de inflación! También recibió un aparato militar que consumía el 50% del presupuesto nacional, es decir, el doble del presupuesto de educación y salud combinados.

Doña Violeta no la tuvo nada fácil. Quizás el FSLN quiere que la gente olvide el calvario al que Daniel Ortega sometió a este país durante el gobierno de Doña Violeta, que con la sabiduría de una madre, supo mantener la paz a pesar de sus provocaciones. Por ejemplo, entre mayo y julio de 1990, Nicaragua sufrió tres semanas consecutivas de huelgas en todo el país; se cerró el aeropuerto y varios edificios públicos. En esas huelgas provocadas por el FSLN hubo 6 muertos y 100 heridos en Managua. Según nos cuenta David Close en su libro “Los Años de Doña Violeta”, entre 1991 y 1995 las huelgas recurrentes de FNT y UNEN dejaron 49 heridos y un estudiante muerto. Nos recuerda también que entre el Mayo de 1995 y Febrero de 1996 el FSLN sembró más de 20 bombas en igual número de templos Católicos. La situación en las montañas del Norte y de las Segovias era aún más grave. Entre 1991 y 1994 hubo 1560 enfrentamientos con grupos “re-armados” que provocaron 1248 víctimas civiles y militares.

Por favor no olvidemos la historia. El FSLN le negó a Doña Violeta la oportunidad de tener una oposición constructiva. El FSLN prácticamente montó un esquema de chantaje para que se le permitiera quedarse con una inmenso patrimonio del estado a través de la conocida—y ahora ignorara—“Piñata”. Ahora el FSLN quiere fabricar una nueva versión de la historia donde supuestamente todo era un desastre “por culpa de la derecha”, y el FSLN es quien vino a “restituir derechos” a partir del año 2007.   

Yo creo en la reconciliación y creo en la paz. Pero también creo que las naciones sin memoria son pueblos sin oportunidad de un futuro con una paz sostenible. No sugiero que el 25 de febrero sea una fecha para señalar a nadie y mirar al pasado. Sugiero más bien que el 25 de febrero sea una fiesta cívica de amor a Nicaragua. El mismo amor que Doña Violeta y su esposo Pedro Joaquín, le expresaron con acciones a Nicaragua.



domingo, 19 de febrero de 2017

¿Luchar o colaborar?

¿Conocen la serie de ficción “Colony” disponible en Netflix? Por alguna extraña razón me parece conocida. 


La serie trata sobre una fuerza de extraterrestres que ha convertido a la ciudad de Los Ángeles en una colonia; pero los invasores extraterrestres no se ven en la serie, ya que quienes ejercen el control sobre la población son los mismos seres humanos, a través de un gobernador con poderes absolutos, “El Proxy”. En la serie “Colony”, la gente sabe que vive controlada por el Proxy, pero a pesar de ello casi todos parecen felices y viven con normalidad. Se han eliminado las elecciones y los partidos, pero la gente camina por la calle con aparente tranquilidad porque bajo el régimen “la ciudad es más segura que nunca”, según dice un personaje. Además, los bares se llenan, los músicos siguen cantando canciones alegres y los niños son indoctrinados con textos ideológicos diseñados por un “Ministerio Político”. A quienes colaboran con el régimen se les permite trabajar con tranquilidad si guardan silencio, y muchos son premiados con negocios, comida, mansiones y autos de lujo.

Por otro lado, la colonia es controlada por una fuerza política y militar que se llaman Redhats cuyo logotipo también me parece conocido. Sólo hay un pequeño grupo que se opone a vivir en una falsa paz y han organizado una “Resistencia”, porque dicen que de no luchar, las cosas en el futuro serán peor. La Resistencia trata de convencer a una población que prefiere quedarse callada y pasiva, por miedo o por conveniencia. A los pocos que se oponen se les tortura y se les asesina y les dicen “terroristas”. La Resistencia ejerce acciones de oposición, pero hasta sus familiares les dicen que están locos, que no hay nada qué hacer contra los ocupantes, y que es mejor guardar silencio y  colaborar.


El mensaje de la serie parece ser que hay dos formas de actuar frente a un régimen de control absoluto: Luchar o Colaborar. 

¿Les parece conocido ese dilema?

jueves, 2 de febrero de 2017

Ieepp entre los mejores centros de pensamiento del mundo



Por segundo año consecutivo el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), con sede en Managua, Nicaragua,  fue incluido entre los mejores centros de pensamiento del mundo, por el Índice Global Go To Think Tank (GGTTI), de la Universidad de Pennsylvania (EE.UU). 

El índice global desarrollado por el Programa Think tanks y Sociedades Civiles, analiza a 6 mil 846 “think tanks” o centros de pensamiento o investigación en el mundo, y en base al analisis ofrece un ranking de las organizaciones de mayor excelencia en diversas categoría y zonas geográficas. Este año Ieepp fue clasificado en el lugar número 59 a nivel mundial y número 7 en América Latina, en la categoría de centros de pensamiento especializados en Transparencia y Gobernabilidad. 

La Universidad de Pensilvania presenta cada año el índice que valora organizaciones en 50 países y 70 ciudades del mundo. El primer lugar de ranking de centros de transparencia y gobernabilidad lo ocupa Transparency International con sede en Berlín, Alemania. También son mencionados en los primeros lugares otros centros socios y aliados del Ieepp como son Open Society Foundations y National Endowment for Democracy (NED). Además de Ieepp, en esa categoría se escogieron a otros seis centros de América Latina, entre ellos el Centro Brasileiro de Relacoes Internacionais (CEBRI) de Brazil, Ethos Lab de México y Fundación para la Paz y la Democracia (FUNPADEM), de Costa Rica. 
Para Francisco Sequeira, director del Observatorio de Derechos Humanos Autonómicos de la Bluefields Indian and Caribbean University (BICU), con quien Ieepp impulsa procesos conjuntos de investigación, este reconocimiento “Es una razón para emocionarse. Me llena de satisfacción saber que estamos en alianza con una organización que reúne estándares internacionales de calidad, que tienen también  la capacidad de trabajar con socios a nivel local y que comparten, como en nuestro caso, el tema de los derechos indígenas y afrodescendientes en la Costa Caribe norte y sur”.

Por su parte Melba Castillo, directora del Centro de Investigación y Acción Educativa Social (CIASES), valoró que es un paso muy importante el que Ieepp haya recibido este reconocimiento por su trabajo en transparencia y gobernabilidad. “La transparencia es importante y más aún cuando hablamos de educación; entre más transparencia exista mejor sabemos cómo se está gastando ese dinero de los contribuyentes que tanta falta hace para los niños de este país. Hay que seguir trabajando en esto y me parece fantástico que el ieepp tenga ese reconocimiento porque es un paso más en el trabajo que hacen”, dijo Castillo.

En el Ieepp, felicitamos al equipo de investigadores del Ieepp y las organizaciones aliadas en Nicaragua y Centroamérica, especialmente a los socios locales que trabajan de la mano con el Instituto en la promoción de la gobernabilidad, la transparencia y la construcción de sociedades más seguras y libres. Asimismo, agradecemos a la comunidad cooperante que ha apoyado la propuesta del Ieepp de hacer estudios que sin perder su rigor técnico, están diseñados de forma amigable para ser usados por las organizaciones de base de la sociedad civil, en la promoción de sus derechos.

Cuando los espacios de participación ciudadana se cierran u obstaculizan, es cuando más importante es usar el poder de la información para promover el diálogo ciudadano. Desde nuestro nacimiento en el año 2004, nos comprometimos a ser un centro de investigación que genere conocimiento para que los actores sociales lo usen de forma práctica en su incidencia. El poder de las ideas sigue siendo transformador y liberador.

jueves, 26 de enero de 2017

Sobre el Informe conjunto de la OEA y Nicaragua: ¿Oportunidad o fracaso?

He recibido por “Inbox” un buen número de preguntas sobre mi opinión sobre el acuerdo de la Organización de Estados Americanos (OEA) con el Gobierno de Nicaragua. La mayoría de quienes me han escrito, definen el informe conjunto de los tres meses de diálogo entre la OEA y Nicaragua, como un "fracaso". Prometí responder y explicar porqué tengo una opinión diferente. 

Varias organizaciones cívicas y defensoras de la democracia, entre ellas el Movimiento por Nicaragua (de cuyo Comité Ejecutivo soy parte), con toda razón han expresado su decepción por el acuerdo. Es cierto que el documento se quedó corto—por decirlo diplomáticamente—en responder al reclamo de la farsa electoral que tantos sectores sociales hicieron cuando se reunieron con el Secretario General Almagro. El informe tampoco dice nada de las violaciones al Estado de Derecho y de la instauración de una autocracia familiar. Como he dicho antes, no se puede esperar que un organismo multilateral diga mucho al respecto. Así son los gajes del oficio de la burocracia multilateral. 

Contrario al tono de decepción que tantos ciudadanos han expresado, yo reitero el análisis que compartí en Octubre del año pasado con algunos medios de prensa; varios meses antes de la publicación del Informe. En aquella ocasión dije que aunque la estrategia del Gobierno es “usar” a la OEA para legitimar un proceso electoral colapsado, el Secretario Almagro lo que haría sería llevar al gobierno hacia un proceso de aceptación paulatina de las reglas del juego del Sistema Interamericano, como es por ejemplo, la depuración del padrón electoral, y la observación electoral. Una vez que el gobierno aceptara entrar a ese terreno, se abriría--decía yo--una nueva etapa. Creo que eso es lo que ha sucedido. Ahora hay un plazo de tres años que puede ser una ventana de oportunidad para algunas reformas del sistema electoral, con acompañamiento de la OEA. 

No obstante, a pesar de ese acuerdo, de nada servirá la presencia de la OEA en Nicaragua si aquí continúa imperando la pasividad ciudadana de los últimos cuatro años a pesar del colapso de la institucionalidad en las propias narices de los partidos, del sector privado, y de la ciudadanía en general. ¿Cómo se le puede exigir a la OEA más firmeza con el gobierno, si los mismos Nicaragüenses no hemos sido capaces de exigir seriamente el respeto a nuestra Constitución y a nuestros derechos fundamentales? Ojalá esa decepción ante el informe de la OEA—de la cual en lo personal no espero demasiado—nos sirva a todos y a todas para entender de que los problemas de los nicaragüenses (incluyendo la instauración de la dictadura) los tenemos que resolver nosotros mismos. Nadie, absolutamente nadie de afuera, vendrá a salvarnos. La presencia de la OEA en los próximos tres años puede ser un fracaso, o bien una oportunidad. Dependerá de los mismos nicaragüenses si aprovechamos los buenos oficios del organismo interamericano o si dejamos pasar esa oportunidad.  

Todos somos parte del problema, pero también podemos ser parte de la solución.