martes, 6 de noviembre de 2018

¿Realmente hemos hecho todo lo que podemos hacer por la libertad de los/as presos/as políticos? ¿Podríamos algún día ver a Medardo Mairena en sus ojos y decirle: hicimos todo por vos?

Hoy, 6 de Noviembre, los héroes cívicos Medardo Mairena y Pedro Mena cumplen 115 días secuestrados por el régimen Ortega-Murillo. Son ya casi 3000 horas de privación de sus libertades. Como Nicaragüense siento VERGÜENZA de que, a pesar de todos los esfuerzos, no hemos podido hacer nada concreto por la liberación de los presos políticos. Siento INDIGNACIÓN, y siento PENA. ¿Cómo es posible que a más de 100 días no logramos ninguna acción nacional verdaderamente contundente de presión por la libertad de los presos/as políticos, por ejemplo un paro nacional?

Y créame, entiendo lo que un Paro Nacional puede y no puede lograr. Lo vergonzoso es que no lo quisimos intentar como una forma de presión por la libertad de todos los presos políticos.

Tenemos que seguir intentando, sin descanso,  todas las formas de denuncia y de presión nacional e internacional para la libertad de las personas secuestradas por el régimen. Sin embargo, confieso que hoy no podría ver a los ojos a ningún preso político y decirle con sinceridad: Nicaragua hizo todo lo posible por sacarlos, porque NO es cierto. Aún no hemos hecho todo lo posible por ellos/as.

Por su parte, la comunidad internacional ha sido lenta y también merece nuestro más contundente reclamo. ¡Es también vergonzoso! Hemos tocado todas las puertas posibles, y aún así Pedro, Medardo, Edwin, Irlanda, Victoria, Levis, Yaritza y más de 500 presos políticos siguen presos.

No tengo dudas de que todos/as los secuestrados serán libres. ¡Ninguna duda! Se que este régimen oprobioso se va a ir. Pero con el perdón de quienes me leen, es justo preguntarnos qué más podemos hacer que no hemos hecho para presionar al régimen por la libertad de los secuestrados. Es quizás, una de las preguntas esenciales de esta lucha cívica. 

2 comentarios:

Rafael Pérez dijo...

Pudimos realmente, evitar que la Dictadura se entronizará en el poder nuevamente¿? La memoria histórica indica que en Nicaragua, privan los intereses particulares en vez de los de la mayoría. Han sido contados con los dedos de la manos aquéllos que realmente lucharon por un cambio radical en su oportunidad, durante la dictadura de los años 80 de los hermanos Ortega Saavedra, y de la Dirección Nacional del FSLN. En los 90 salieron a flote los mezquinos intereses de las clases económicas hegemónicas que retornaron a nuestro país, teniendo en mente que con el cambio de timón todas las pérdidas económicas ocasionada por los pseudo comunistas burgueses, se las resarcirían con un nuevo botín político hecho a su medida. No hubo reparos en enriquecerse, y mucho menos en ignorar al pueblo quien puso los muertos, y comprender que el cambio debía imponerse, como un agradecimiento a la nación por todos(as) los(as) familias divididas, exiliadas, masacradas, encarceladas, y toda la generación de la juventud sacrificada por el maldito S.M.O.; NO se comprendió la LECCIÓN. Los secuestrados/as políticos/as siguen siendo, ese pueblo ignorado, a quiénes los grandes intereses económicos ni les suma o les restas, y mucho menos a los que en contubernio con la Dictadura, ni exponen sus recursos, ni ponen los muertos o presos; entonces que podremos hacer por la libertad de éstos¿?, o podremos mirarlos a sus ojos y decirles, que su sacrificio por la patria fue o es meramente un peldaño político para que otros se beneficien a futuro, y lucren en beneficio propio y de otros. El camino es tortuoso, y la lección difícil, cuando lo que priva es el lucro propio, y el pueblo un peldaño como medio para tales fines.

luis dijo...

Excelente reflexión, asume el sentir y el pensar de todo el pueblo. Pero alguna vez se comparó a Nicaragua con un barco, al cual se debía llegar a puerto seguro, pero crei que construiríamos un nuevo barco donde alcanzáramos todos los nicaragüenses, pero no. Parece que solamente quieren quitar a Daniel del poder, tomar el timón del mismo barco sucio, corrupto e infeccioso. Es decir un Orteguismo sin Ortega. Lo del paro nacional todos los estábamos esperando. Incluso el que no tiene que comer, la clase pobre y obrera, pero el cocep siempre sigue haciendo sus negocios con el gobierno.
Sería bueno formar una junta en el exilio, pero no con las mismas personas que siempre figuran y que han figurado muchos años atrás y no han hecho nada, sino con los que están en Costa Rica, esos muchachos tendrán mejores iniciativas de boicot hacia las empresas o actividades en que participemos todos sin que el régimen se ría de nosotros como es el caso de los labios pintados o vestir de negro.