jueves, 27 de julio de 2017

El suicidio: un problema de salud pública que no se debe trivializar

¿Conocieron del caso del ciudadano de Managua que se quiso suicidar desde la cúspide de uno de los llamados “árboles de la vida”? Las redes sociales han tomado un poco a la ligera ese caso que refleja el grave problema de la salud mental desatendida en Nicaragua. Otros se han enfocado en hacer comentarios sobre la banalidad de esas carísimas estructuras de metal que le cuestan millones de dólares al año al país. Yo quisiera referirme, brevemente, a dos temas: el suicidio como una de las principales causas de muerte violenta en el país y la desatención que hay a la salud mental, especialmente al problema de la depresión emocional.

Según especialista en siquiatría, en Nicaragua se suicidan anualmente más de 200 personas, lo que en base al tamaño de la población nos coloca como el país con mayor tasa de suicidios por cada 100 mil cien mil habitantes en Centroamérica.

A nivel mundial, el suicido es una de las 3 primeras causas de muerte en jóvenes (de 15 a 29 años de edad). En Nicaragua, el sistema de salud ignora el problema y es casi imposible conseguir atención en el sistema público de salud para las personas en situación de depresión. Quizás por ello, hemos visto que en los últimos años las tasas suicidio en Nicaragua han aumentado hasta en un 25%. Nadie conoce las verdaderas cifras de personas en situación de depresión.

Personalmente me ha tocado conocer casos de depresión emocional muy de cerca y es un problema que no se debe ignorar. Generalmente, por vergüenza muchas personas rechazan pedir ayuda. En el caso de Nicaragua, el suicidio golpea de manera muy fuerte a los hombres jóvenes (más del 70% de los suicidios los cometen hombres). La principal causa es por motivos pasionales y la segunda es por conflictos familiares.

Les invito a no trivializar el suicidio y más bien a tomarlo como un problema serio. Es un flagelo que a diario atormenta a miles de familias en Nicaragua. Si conocen a alguna persona que ha expresado deseos de quitarse la vida, no tomen de manera liviana esa situación o ofrezcan ayuda. No todos los casos de intento de suicidio son tan públicos y mediáticos con el señor que vimos hoy en la TV. Casi siempre el suicidio sucede como resultado de un largo proceso desatendido de depresión a puertas cerradas, cuyas señales son ignoradas por las personas que rodean a la víctima.

Les dejo con este sitio web que ofrece información práctica sobre cómo ayudar a una persona con pensamientos suicidas: https://www.recursosdeautoayuda.com/como-ayudar-a-personas-suicidas/



No hay comentarios: